Jeremías 17-5

Ey
Con la verdad, se llega lejos
Súbele a, súbele a mi voz ahí
Un pelín
Ey
En ninguna

Cuídese de la envidia, mijo
Mirándome a los ojos, mi vieja, descanse en paz ya, una vez me dijo
Y qué razón tenía al advertirme de esta vida puerca
No críes cuervos o arrancarán tus ojos de sus cuencas

Me he dado cuenta que la verdad es tan relativa
Y la realidad es tanta mentira
Perros tratando de invadir mi propiedad privá’ mientras dormía
Buscando robar mis hembras, mis reales, mi comía’

Maldito sea el hombre que confía en otro hombre
Gran verdad, en esa frase, se esconde
Me siento como un loco al tratar de confiar yo todavía
En alguien en el planeta de la hipocresía

Válgame, soy un iluso
Tan bravo que me la doy
Y el abuso es natural
Que, en contra de mí, den uso

Mundo sucio donde todos piensan
Solo en ellos mismos
Malditos mil veces
Títeres del egoísmo

Esta es pa’ ti, pa’ ti, tú que me traicionaste a mí
Y me das la mano con tu cara de yo no fui
Y yo inocente te la di, porque todavía no sabía
Que tu risita venía con la fecha ya vencida

Esta canción no es para nadie
Que no tenga ganas de matar a alguien
Por falso y coño de su madre

Otra mano con puñal en mi dorsal
Mano de un tal carnal
Hermano, que mi mano solía estrechar

El más traidor, puede que lo tengas de frente
Bebiendo tus frías o compartiendo tu cena caliente
Ojalá se ahoguen los que siempre mienten
Y, una vez en el infierno, que se quemen para siempre

Nunca había pensado que tu socio puede ser un sucio
Que, por un negocio, te puede dar chuzo

Mi brazo me dice
Que el amor me llevará lejos
Pero el odio me enseñó a ser un lince
Nunca un pendejo

Con los dedos de una mano
Eran contados
Los que esa misma mano
Por ellos, metía al fuego

Ahora, por un zamuro en un traje de cordero
Canserbero está pensando en tener que volarse un dedo

Por eso, ya no creo ni en mi almohada
Ni en mi sombra, o sea, en nada

Ni siquiera creo en mi viejo
Si algún día te digo que te creo
No me creas que te creo
Porque ya no creo ni en mi reflejo

Si buscas una mano amiga, empieza por tu brazo
Eso lo supe a punta de coñazos
Ojalá mi vida sea larga pa’ ver cuando la tuya fracase
Y pisar tu mano cuando me pidas que te alce, mi parce

Soy simplemente inexpresivo cuando escribo
Ya casi no bebo ron, sino vino y, de corazón, digo
Que la sucia venganza mata el alma y la envenena
Pero, cuando de traición se trata, sí vale la pena

La palabra vale, la trampa sale
Los varoncitos se ven a los ojos para decir verdades
Déjala colar cuando pierdas batallas, que esa no es la guerra
Y, si alguna te falla, cámbiala por perra

Pon de mierda la sangre y de piedra el corazón
Súbele el volumen, repíteme la oración
Maldito sea el hombre que confía en otro hombre
Los que traicionaron, recuerda sus caras y sus nombres

Solo hay una cosa en ti que admiro
Y es que cómo siendo tan dos caras
Puedes todavía dormir tranquilo
Por mi parte, bien, yo sonrío
Pero por mi madre que no es bueno
Tener a Canserbero de enemigo

El barrio no pasó en vano
Como Willie Colón, en el profundo de mi corazón, soy malo
Estos malditos cagapalos piensan que yo no estoy claro
Que no son un coño de madre mis hermanos

Yo soy la vida y la muerte, y no creo en nada
Ni en leyendas vivas, ni en leyendas muertas, ni resucitadas
Yo soy real como Bolívar y su espada
Dándole puñaladas a los hipócritas por su fachada

Me sabe a mierda, cultura, putas y fama
Esta canción no es pa’ que pegue
Ya tiene verdad pegada

Vivirás traumas cuando no tengas panas
Y notes que las que te dicen que te aman
Me miran con ganas

Me sabe a culo el flow y las habilidades
Yo soy tosco, no me salen mis rimas que no sean reales
Dios quiera y no te encuentres a González afuera
Y te invite a una cancha hasta que alguno de los dos se muera

Un coño de madre, caballero, ¿verdad?
Si puedo, te apuñalo hasta con el lápiz que usé pa’l tema
¿Farsantes? Hay más que moscas donde te cagaste
O mal olor donde measte, o sin metáforas, bastantes

Una mano te corta la otra, como dijo Tempo
Y las acciones no se las lleva el viento
Que te perdone Cristo, si existe
Porque, si es por mí, puedo cantar esto
Mientras meo en tu tumba triste

Que suba la mano el que no crea en nadie
Y si nadie la sube, la subo yo
Ojalá te mueras, antiguo compadre
Y nos veamos en el infierno pa’ volverte a matar yo

Dios no puede duplicarme lo que pienso cuando te observo
Porque, más de una vez, no puedo entrar al infierno

Y a mí no me digas tu hermano
Que pa’ ti soy Canserbero
Rolitranco de mamaguevo

Cuídese de la envidia, mijo
Mirándome a los ojos, mi vieja, descanse en paz ya, una vez me dijo
Y qué razón tenía al advertirme de esta vida puerca
No críes cuervos o arrancarán tus ojos de sus cuencas

Hey, you, you
Deja de llorar, maldita puta
Que yo no he botado lágrimas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *