A Veces

Vámonos que nos vamos

Me hueles como los abriles que regala Sevilla
Tiene la piel tan dorada como un viejo trigal

Y a veces, muchas veces
He tenido el deseo del vacío que tiene olvidar
Y a veces, muchas veces
He ahuyentado los sueños que nunca tuvieron final

He recorrido tu espalda como gotas de agua
He anudado tu pelo bajo mi voluntad

Y a veces, muchas veces
Nos amamos de tarde de noche con un buen despertar
Porque a veces, muchas veces
Desconozco las mil coyunturas que tiene el amar

Pa’ el cansancio te pecho muriendo la tarde tomando el fresquito
Aquel arte dio tinta a mi pluma pa’ poderte recordar
Tus manos son el descanso, las dueñas de mi consuelo
Las que me pintan en mis labios los besos de caramelo

Ay, amor
Ay, por Dios, amor, amor amargo
Amor, amor, amor, amargo

Tengo las mil y una noches guardadas en mi cama
Tengo el olor de tu esencia impregnado en mi almohá

Y a veces, muchas veces
Terminé como termina una orilla cuando viene del mar
Y es que a veces, muchas veces
Desafiamos el silencio a gemidos a plena madrugá

Deja un regalo de sueño en mi cuerpo celeste
Tu boca es la que me describe como es la eternidad

Y a veces, muchas veces
En tu ausencia la noche se viste de un triste penar
Y es que a veces, muchas veces
Atrape con mis manos la luna pa’ podértela bajar

Pa’ tu cabeza una horquilla que amarra
Y apreté el vaivén de tu pelo
Aquel arte dio tinta a mi pluma
Pa’ poderte recordar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *